Los espacios públicos, son un bien común que genera beneficios que se traducen en mejor calidad de la vida urbana. Facilitan el encuentro y la generación de vínculos, por lo que son parte fundamental de la ciudad, ejerciendo una influencia positiva en la vida cotidiana de las personas. Ofrecen oportunidades para el ocio y disfrute por fuera de la lógica del consumo, y fomentan la actividad física y el deporte. Particularmente los espacios verdes públicos, producen una mejora bioclimática, reduciendo la temperatura, mitigando el ruido e islas de calor, y mejorando la calidad del aire. Además, está demostrada su relación con la reducción del estrés.

Este eje, busca incentivar el uso y apropiación de los espacios públicos para promover las relaciones sociales, fortalecer la vida pública, el sentido comunitario y mejorar la salud de las personas.