Cuando imaginamos la ciudad que queremos, es imposible escapar del paradigma de la movilidad. No solo se trata de cómo o por qué nos trasladamos, sino que son las formas de movernos las que nos abren las puertas para explorar y vivir nuestra experiencia en la ciudad, las que nos identifican como ciudadanos inclusivos, coherentes e innovadores. Por eso trabajar para la movilidad es trabajar por nuestra propia identidad como ciudadanos.

Este eje abarca todos los modos de transporte: terrestre, ferroviario, marítimo y aéreo. Debemos pensar en medios de transporte variados tales como los colectivos, las bicicletas, los trenes, los autos y por supuesto también los peatones. Los sistemas de transporte deben ser seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y contribuir a mejorar la seguridad vial y el aprovechamiento del espacio público.

Desafíos

COD PROBLEMAS DESAFÍOS
MU1 Para construir una ciudad más amigable para todos, necesitamos promocionar el transporte público y ampliar la movilidad combinada, que cada modo de transporte tenga su lugar y comparta el espacio con los demás. El desafío es desarrollar un herramienta que fomente el uso del transporte público combinando todos los posibles modos, dependiendo de la ocasión, los requerimientos y las preferencias de las personas (colectivos, bicicletas, taxis, a pie).

 

MU2 Con el crecimiento demográfico y del parque automotor, la congestión se ha transformado en una problemática propia de nuestro siglo. Buscamos disminuir la congestión en el tráfico, para poder movernos mejor. El desafío es desarrollar una solución que brinde información dinámica a los usuarios sobre el estado de congestión de las avenidas y zonas problemáticas, como también diseñar mecanismos de participación y colaboración que nos ayuden a evitar zonas congestionadas, y por ende no contribuir a su congestionamiento.

 

MU3 Con tanta gente moviéndose desde y hacia los mismos lugares, es una pena ver como tantos autos viajan tan solo con un pasajero: el conductor. Por eso promover la movilidad compartida y/o colaborativa es una práctica en auge en todas las ciudades modernas. El desafío es desarrollar una solución que permita compartir la movilidad particular: para ir al trabajo, a la escuela, para hacer viajes fuera de la ciudad. La idea no es generar un nuevo sistema de transporte, sino simplemente buscar relacionar a la gente, generar participación y colaboración sin fines de lucro.
MU4 En estos tiempos donde el sedentarismo y la “vida de oficina” es tan común, es importante fomentar prácticas saludables, promover la movilidad activa e inclusiva (peatón, bicicletas, etc). El desafío es desarrollar herramientas para medir el uso de la movilidad saludable, por ejemplo un contador de bicicletas instalados en bicisendas neurálgicas, parques o corredores, y/o herramientas que promuevan la movilidad saludable e inclusiva, por ejemplo grupos de usuarios autoconvocados, concursos, o juegos.
MU5 Cuando esperamos un colectivo, nuestra percepción sobre el tiempo se dispara drásticamente: solemos percibir que ha pasado hasta el doble de tiempo que en realidad aconteció. ¿Será que nos aburrimos mientras esperamos? ¿que no nos sentimos del todo seguros? Por eso, buscamos generar paradas de colectivos más amigables. El desafío es desarrollar propuestas de gamificación en las paradas de transporte y promover la participación en actividades lúdicas mientras esperamos el colectivo. Además, se valorarán propuestas que contribuyan a la seguridad de los refugios para quienes esperan los colectivos.