La igualdad en el hogar, en el acceso a la educación, a la salud, en las oportunidades en los mercados de trabajo y financieros y en la participación en la vida cívica y política es fundamental para impulsar el crecimiento económico y promover el desarrollo social. La igualdad entre mujeres y hombres funciona, y contiene una promesa de transformación para toda la sociedad.

Este eje busca promover la igualdad de género en distintos ámbitos, llevando a relaciones más satisfactorias, produciendo sociedades más justas, equitativas y civilizadas, beneficiándonos a todos y todas.