La problemática ambiental es de carácter global, pero con posibilidades de actuación desde lo local. En este contexto, es preciso hacer más sustentables nuestras formas de producción y consumo para cuidar los recursos, reducir el impacto ambiental y la desigualdad social que los modos de vida modernos generan. Es imprescindible acelerar los procesos para revertir las tendencias así como los efectos del cambio climático, que ya se hacen sentir en las ciudades.

El eje apunta a generar iniciativas que atiendan la contaminación ambiental, propongan un uso sustentable de los recursos, y tornen más resiliente a la ciudad ante los impactos climáticos que nos desafían.